La siega y sus labores

Colocando para la carga…

 

Desde el tractor paquetes colocados

 

Paquetes de forraje de veza-centeno antes de ser colocadas para su carga
Corte de siega en pradera permanente de festuca, raigrás y trébol blanco

Segando pradera

Anuncios

Primavera 2013

Por estas fechas está todo el mundo ajetreado, es tiempo de siega.

Sin embargo este año, que también pintaba para recoger forraje y guardar reservas para otros años, se ha quedado en nada.

Por un lado los valles o vallicares están tan húmedos que las máquinas no pueden entrar.

Por otro lado vinieron días de sol, fríos y sin lluvia, que han hecho
espigar los pastos… y en palmo y medio se han quedado.

Además con el frío que está haciendo la altura de los pastos es mínima. Puede entrar mucho ganado a comer a diente, pero no renta para la siega.

En fin, que finalmente los cultivos de veza, centeno, trigo, será lo que, al menos en la explotación familiar ledesmina, podamos segar, si el tiempo acompaña, que ese es otro cantar.
 

Centeno comido a diente en Marzo que se dejará para comer en Agosto

Hurtos en el campo y derechos de espigueo

En estos días hemos observado en las televisiones las imágenes de una patrulla de vigilancia denunciando a un grupo de personas que, con un camión, recogían de estraperlo naranjas de los campos; los más del suelo, y algunos pillos también de los árboles.

Hace unos cuanto siglos, y no tantos, los campos no tenían ese carácter privado que hoy todavía le concedemos, sólo en nuestra mente, al uso y disfrute por determinadas personas, los propietario, si no más bien existían un conjunto de derechos y obligaciones, bastante variopintos, de los habitantes del lugar respecto las tierra agrarias circundantes. En este caso los campesinos tenían el derecho de cultivarlas y obtener el fruto de sus cosechas; mientras que los “pobres” de entonces: mujeres viudas, niños huérfanos, etc. tenía el derecho de espigueo sobre las mismas.

Estos “derechos de pobres” consistían simplemente en la legitimidad legal de estas personas para recosechar los campos, recolectando lo que hubieran dejado tras de sí los segadores y los campesinos. En los más de los casos se trataba de normas consuetudinarias, costumbres de ámbito local, que se respetaban supongo que por conciencia moral y religiosa, pero sobre todo también por la existencia de acuerdos comunitarios, surgidos de la costumbre, y quizá también de la inexistencia de la concepción de la propiedad privada absoluta, tal como la concebía la mente ilustrada “moderna”, que acabó con estos derechos.

Hoy llamamos a estas prácticas “reciclado en el super”. Los contenedores de la basura, sobre todo en las grandes ciudades, son rodeados por múltiples personas tras el cierre de los supermercados en busca de alimentos aún digeribles. Pero también es ejemplo de esto los camiones recogiendo la fruta caida en el suelo. Y es que si estamos atentos podemos escuchar al propietario de los árboles decir que, si hubieran pedido permiso…

Y es que efectivamente la compatibilización de ambos derechos, el de producción y el del espigueo no sólo es posible, si no que deseable y necesaria, en los tiempos que corremos. Las naranjas en el suelo no hacen nada, más que molestar. Los campesinos lo saben mejor que nadie, pero tampoco parece que estén dispuestos a que cualquiera entre en sus tierras sin avisar, sin conocer realmente sus intenciones.

No es un problema de hurtos solucionable incrementando las penas del Código Penal para que la gente sea multada e incluso vaya a la cárcel, cosa absurda sólo digna de un ministro ceporro como Gallardón. Lo que hay es un problema de pobreza que, en lo que al espigueo se refiere, no requiere más que acuerdos comunitarios locales, entre los agricultores y la sociedad.

Ni qué decir tiene que me refiero a lo que pudieran denominarse hurtos y naranjas caídas, no a los auténticos robos y mafias especializadas en el saqueo de producciones agrarias y material agrícola y ganadero, esta es otra cuestión, que hay que saber diferenciar.

Los lobos y los ganaderos al sur del Duero

Debate viejo, pero muy vivo en la sociedad rural y en el mundo ecologista.
La noticia es que el Tribunal Supremo ha dado la razón a las organizaciones ecologistas, en cuanto no se pueden cazar lobos al Sur del Duero, de forma indiscriminada, puesto que en esta zona la especie se encontraría protegida; y a la organización agraria COAG, en cuanto los daños producidos por esta especie, al sur del Duero, deben ser asumidos por la Administración Pública; no como hasta ahora, donde son los propios ganaderos los que a través de un seguro, se hacían cargo de los daños.
Es cierto que el seguro existente tenía una franquicia, y que esa franquicia era subvencionada por la Consejeríad de Medio Ambiente, sin embargo la prima quien la paga es el ganadero, haciéndole por tanto responsable, jurídica y patrimonialmente de los ataques a los rebaños por parte de los lobos.
Sin embargo los argumentos de la sentencia son inapelables “Los perjuicios son perfectamente identificados derivados de la protección que el ordenamiento (jurídico) encomienda a los Poderes Públicos sobre determinadas especies, en general, y sobre el lobo, en particular”. Por tanto el que debe pagar es el Estado, quien, derivado de su política ambiental comunitaria, estatal y regional, protege el lobo y favorece su expansión, por ser una especie amenazada, al sur del Duero.
En fin… la polémica viene porque esta misma organización, la COAG, junto con la UPA (Alianza por la Unidad del Campo), habían promovido mociones en los ayuntamientos, buscando apoyo moral y político,  por los cuales se declararan ciertas zonas “libres de lobos”, lo cual había alarmado, con cierta justificación al movimiento animalista y ecologista. Sin embargo las leyes están claras. Al Norte del Duero el lobo es una especie cinegética, que se permite cazar con unos cupos determinados, que supuestamente no reduzcan la población hasta niveles de amenaza; al Sur del Duero por el contrario las poblaciones son pequeñas, y la especie se considera amenazada, donde los poderes públicos deben promover el aumento de las poblaciones. ¿Por qué? En fin, porque el legislador,  los políticos, consideran que toda España es tierra de lobos ibéricos, y que deben existir, ¿en qué proporción? Esa es la cuestión crucial. Nadie cría lobos sobre el asfalto, pero sí quieren muchos que se críen junto a corderos y terneros. Otros dicen que hay espacio para tod@s.

Lo que también es cierto, y de ahí también la polémica, es que las leyes ambientales, en la provincia de Ávila, y en especial las relacionadas con el lobo, al parecer se han llegado a incumplir por los mismos políticos abulenses; de forma vergonzante. Hace un año se denunció la muerte de varios lobos, a manos de responsables políticos de Medio Ambiente de la Junta, en una de estas “escopetas nacionales”, junto con otros políticos, que tanto abundan por estos lares. Un escándalo, que dada la impunidad existente, ha caído en el olvido para la mayoría de la población.

En mi opinión la compatibilidad entre lobo y ganadero es posible y, aún siendo sencillo con dinero encima de la mesa, realmente sin dinero también debería pensarse seriamente no en “zonas libres de lobos”, si no algo más razonado como “zona de especial protección ganadera”. Habrá que recordar a los legisladores comunitarios que en las Directivas de protección de la naturaleza además del lobo hay otras especies, que dependen directamente de la actividad ganadera extensiva tradicional de los montes de Ávila o las dehesas salmantinas, incluido el ser humano: el agricultor, en peligro de extinción.
No sea que lleguemos al caso de convertirlo en especie “extinta en la naturaleza”. Todo depende del concepto que tengamos de naturaleza. Pero ésta , en mi opinión, no se puede entender, al sur del Duero, sin ganadería extensiva, y el lobo debe controlarse, más que en otras zonas, sin actividad ganadera.

Esto debiera entenderse por el mundo urbanita, y que éste se responsabilizara  también un poquito del tipo de desarrollo económico destructor de los últimos 40 años, el principal responsable de ambas extinciones, la del lobo y la del agricultor.

La "nueva" reforma de la PAC: 2014-2020

Ayer asistí a unas jornadas de la “Alianza para la Unidad del Campo”, de COAG y UPA CyL vamos, muy interesantes. Los temas: el Anteproyecto de la Ley de Calidad Agroalimentaria y la reforma de la PAC, 2014-2020.

De la Ley de Calidad hablaré separadamente, cuando tenga tiempo, porque sí que pudiera tener tela, de muy buena calidad. El interés radicaría en el reconocimiento (que ya está en la CE78) de que “un ladrillo no es una vaca” (como se dijo ayer), como la relación jurídica laboral no es un contrato libre, donde la autonomía y libertad de las partes pueda ser total. Ya que existe la negociación colectiva y las leyes protectoras de los trabajadores, que hacen que vivamos en un Estado Social y Democrático de Derecho. Y no en la jungla mercantil del S.XIX. Si pudiéramos aplicar estos principios al Derecho Agrario, y debiera ser así, obtendríamos una Ley Agraria de primer orden.
Ya habrá tiempo de discutir sobre esto. Aunque la aprobación parlamentaria urja, por el interés que tiene la debilidad parlamentaria del PSOE.

Pero al tema: la reforma de la PAC

Y… lo mismo de lo mismo, pero con menos dinero y con tendencia a una organización y distribución de las ayudas más eficiente, en términos de pagar por bienes públicos. De la regresividad existente (los rentas altas se benefician más que las bajas) apenas se dice nada, más allá de la prima a las regiones naturales desfavorecidas (suelo, clima, pendiente, despoblación, etc.). Y eso es hablar de territorios desfavorecidos pero no de personas desfavorecidas… (This is Europe…)

En resumen…

1. Pago único tirando a tasa plana, que justifique las normativas ambientales y de bienestar animal. La condicionalidad. El fundamento es la competitividad. Exterior matizo. Asumible para la liberalización de los mercados y la OMC.

2. Pagos a productores con mayores compromisos ambientales. La auténtica PAC contractual ambiental. Lo que vienen siendo las medidas agroambientales. El fundamento es compensar los bienes públicos de la agricultura de forma directa. Asumible en la OMC

3. Pagos a regiones naturales desfavorecidas. Lo que venía siendo la indemnización compensatoria. Equilibrio territorial entre zonas marginales y zonas productivas. Asumible en la OMC. ¿Acaso el gasóleo y el transporte no se subvenciona a los ciudadanos argentinos más alejados de las plantas productoras, los núcleos urbanos y la costa?

4. Regulación “flexible” de mercados. Lo que existía de almacenamiento privado, público e intervención, más los seguros de precios. El cuarto y último punto, con lo cual se observa como esta política cada vez tiene menos importancia.

5. ¿Y el presupuesto?
Para pagarlo Francia y Alemania dicen que la misma pasta, al menos. Y como se habla de reducción de presupuestos en todos los confines europeos, ya veremos que supone eso. Juan Pedro Medina, el jefazo de la PAC de la Junta de CyL habló de recorte del 15%. Aurelio Pérez, líder de COAG regional y salmantino habló de ese 15% más la pérdida por el IPC.

En términos presupuestarios lo mismo de “siempre” (soy tan joven), una pérdida acumulada cada más o menos 10 años de un 30%, por reforma. Que puede convertirse en mucho más si no se está ojo avizor de las exigencias ligeramente cambiantes. Condicionalidad, bienestar animal y compromisos ambientales.

¿Qué cosas interesantes resaltaría?

1. El techo máximo por titular y la redistribución hacia algo parecido a ATPs nanay. Lo más parecido es la priorización hacia “agricultores en activo“. Y qué es esto. Desde mi punto de vista una simple cortina de humo, para pasar de un sistema histórico de percepción de ayudas totalmente deslegitimado (pago único basado en un período de referencia), a un sistema de tasa plana+condicionalidad, donde el perceptor realmente cumpla las obligaciones impuestas. Es decir, sea un “agricultor activo”.

La discusión sobre quiénes serán los agricultores activos está abierta y ni si quiera la eurodiputada socialista en la Comisión de Agricultura Irache García Pérez pudo aclarar algo.

Pero pongo alguna idea. Creo que implementarán un control más eficiente de la condicionalidad, para evitar el fraude masivo. Y punto. Eso es lo que intuyo, ojalá me equivoque y “agricultor activo” signifique “agricultor profesional”. Pero ojalá se implementara también el techo máximo de ayudas por productor, donde lo “sobrante” se distribuyera hacia los ATPs, o al menos hacia el “art. 68 y 69” famosos.

La verdad es que la crítica hacia el pago único y el período de referencia estaba clara desde el mismo momento en que se introdujo. Y todo el mundo tenía también claro que el que abandonara “demasiado” al final debería ver reducido el apoyo público. Así que cada cierto tiempo tendrían que hacer un barrido, para evitar el fraude. Que de hecho se está produciendo.

Juan Pedro Medina de la Junta de CyL habló de Escocia, y de tierras de monte que cobran el pago. No hace falta irse lejos. En Salamanca debido al ineficiente sistema de control e inspección que él mismo dirige (por algo se iba a Escocia…) también sucede. (Para ellos el medio ambiente es una engañifa y como la condicionalidad es eso pero encima mal diseñado pues miran para otro lado). En Extremadura puedo asegurar que es incluso más habitual, dado la extensión de dehesas y montes existentes.

El Pago Único no es un abandono total. El pago único sumado a la condicionalidad obliga en realidad a mantener el potencial agrario de las tierras, que es lo que buscaban los tipejos europeos. Pero claro, se olvidaron de que que tipejos peores pueblan nuestras administraciones públicas regionales y las grandes dehesas y montes mediterráneos españoles

2. Desaparecen las ayudas de mínimis. Esto sí que es un error, que causará problemas. La propuesta del MARM, Horizonte 2020, incluía una ayuda para situaciones de emergencia y crisis. Punto que ya no se encuentra, y que creo que lo más parecido son los seguros de precios.

Toda institución política debe sustituirse por otra, puesto que si las condiciones que justificaron su existencia persisten, ¿por qué eliminarla? Los seguros son interesantes, son un mecanismo de mercado, que deberá subvencionarse profundamente, para que funcione adecuadamente. Ahora bien, seguro de precios no es absolutamente lo mismo que las ayudas de mínimis para situaciones de emergencia. No todo son precios. Y además será más oscuro y necesitará de mayor implicación práctica y económica por parte del agricultor. Pues un seguro agrario es lo que es, y ya sabemos que tiene financiación privada + financiación pública. Y también sabemos que para ser eficiente debe ser obligatorio para todos, como el seguro de salud universal, que todos los españoles disfrutamos.

pd1. El ambiente de las jornadas estuvo interesante, ya que la participación era mixta, UPA-COAG. Y los ponentes “externos” fueron curiosos.

Miguel López(COAG nacional), Lorenzo Ramos (UPA nacional) y Fernando Marcén (Confederación Cooperativas de España). Donde destaco especialmente a Miguel López por su conocimiento e interés en la acción y en apretar lo más posible (a los de competencia de europa que les den morcilla, la Ley urge demasiado y las cosas están como para ir a la guerra) y a Marcén por su elevado sentido común, económico, de los asuntos (sin concentración de la oferta de nada valen las leyes).

Juan Pedro Medina en la línea repetitiva de la Junta, “productividad y competitividad” por encima de todo. Josep Puxeu estuvo extremadamente catalán y político, dos ideas justificativas: seguridad alimentaria, en el abastecimiento y en la calidad de los productos; mantenimiento del territorio y bienes públicos: incendios y despoblación.

Irache García Pérez, eurodiputada socialista, dudas muchas dudas. Nos describió lo que había por encima (Parlamento Europeo, posición franco alemana), pero su posición no quedó claramente expuesta y se percibió, mucho talante y poco fondo. Puxeu es más viejo, listo, sabio, y con algo de fondo en el discurso, aunque fuera extremadamente difícil captarle.

José Antonio García Rubio, miembro comisión federal de iU, y en representación del eurodiputado Willy Meyer relató un discurso copiado de la Vía Campesina, más ambientalista y global que el de los agricultores de a pié. Obviamente cercano al posicionamiento de la COAG, a nivel teórico, pues dicha organización está integrada en la Vía Campesina.

Y Agustín Díaz de Mera, eurodiputado popular, que no acudió, pero que tampoco envío a persona alguna, si no un comunicado, que leyó una “miembra” de la organización del evento. Competitividad, no a la renacionalización y rechazo a la tasa plana, porque afectaría a la ganadería intensiva española y los sectores más productivos… Parece que el PP hispanoeuropeo ya se encuentra absolutamente alineado con la gran empresa agroindustrial española, incluso en el discurso a una asamblea de COAG y UPA. No como en casa, donde todavía Cospedal y Rajoy intentan engañar al pequeño agricultor profesional de ASAJA…

pd2. Me dejo a los técnicos de COAG y UPA que hablaron sobre la Ley de Calidad, porque ya habrá momento. Y a los dirigentes regionales de COAG y UPA, porque quizá les dediqué la próxima entrada. El martes habrá una protesta en Las Cortes de CyL, por los presupuestos agrarios. El PP regional y Silvia Clemente haciendo de las suyas…

pd3. Aunque el pesimismo me lleve, al menos me sentí reconfortado porque lo que ayer conocieron las “bases activas” o dirigentes comarcales de COAG y UPA de CyL es lo mismo que he venido anticipando a mis alumnos ganaderos de ovino caprino extremeños, en los cursos que he participado en los últimos meses, en el marco del proyectoCAYADO Y ZURRON

Razón e irracionalidad del manejo de cereales y dineros

Dicen que la especulación es buena, muy buena. Porque en realidad acerca la oferta y la demanda, iguala los precios entre lo cercano y lo lejano, suavizando las diferencias poco a poco.

Así los que hablamos de la intervención del Estado, con el fin de equilibrar los mercados, mediante la compra por parte del dinero público del cereal, por ejemplo, cuando éste está barato, no tiene sentido común para el economista, el mediocre creo yo. Porque dicen que es un anacrónico ejemplo de manual introductorio de economía, de lo que se hizo en el pasado, y del “error” ha aprendido la PAC, aunque hace bien poco tuviera que volver a hacer funcionar la maquinaria, a la ventolera de la “crisis alimentaria” de 2007.

Los almacenistas privados de cereal (agricultores e intermediarios reales y financieros), lo retendrán en sus almacenes, dado que su precio es bajo, esperando que la oferta descienda, la demanda se reanime y los precios suban. A medida que vayan subiendo los precios del cereal, los almacenistas irán vendiendo y así irán bajando a su vez los precios. Es la autorregulación, mediada por los agentes intermediarios, los especuladores. ¿Para qué un organismo público ineficiente, financiado con impuestos ineficientes, y dirigido por irresponsables económicos debe intervenir en esta situación eficiente en sí misma?

Quizá porque puede ser injusto, y obviamente no tan eficiente como parecería este equilibrio natural, incluso divino. Tan divino como los mercados de futuros, donde se compran toneladas de cereal meses antes de que éstas sean cosechadas, a expensas de las situaciones por venir. (¿El agricultor no hace algo parecido?). Los que dicen que saben dicen también que está todo controlado…

Parecería que incuso es lógico y racional. Es decir, sus premisas son racionales. Si A sucede, B tendrá tal efecto, que desencadenará C, que a su vez nos dará D. Y todo ello en un círculo virtuoso de equilibrio natural.

Esto es lo que dice la teoría económica neoclásica más simple y aburrida. Los agentes participantes en los mercados son racionales, o al menos se guian por unas expectativas racionales. Algunos incluyen la teoría de juegos, las estrategias y tal, pero siempre con pocos jugadores, demasiado pocos.

Un buen día llegó un tal Keynes, y dijo eso de que el dinero de los millonarios era muy miedoso, y que el pánico y la locura eran las verdaderas guías de los mercados especulativos, en aquellos tiempos de los años 30 de crisis capitalista, nazis, comunistas y guerras mundiales. No parece que sólo la economía se volviera loca, me parece más bien que las personas se volvieron locas. El mismo argumento que se utiliza para explicar las “burbujas”. La hipotecaria española, la de los tulipanes de hace unos siglos o la más cercana de los ajos en China, que hace unos meses comenté en este mismo blog.

Hoy en este artículo de Kike Vázquez, el mismo columnista de hace unos días, se vuelve a hacer referencia a la macropolítica macroeconómica. El control del dinero, su cantidad y calidad, dentro de nuestros sistemas monetarios.

Ya saben ustedes que el dinero es un medio de pago. Y que el cereal se paga con dinero. Y que el precio del cereal varía según haya mucha oferta, mucha demanda, lo llenos que estén los almacenes, lo que se deje importar y exportar, etc . Pero también varía según la cantidad de dinero que exista en el mercado. Si hay mucho, la cantidad nominal para convertir cereal en dinero será diferente, de la que habría si la cantidad de éste fuera pequeña.

Si hay 1000 kg de cereal y 1000 euros en ambos mercados, podríamos asignar 1 euro por kg de cereal, con el resto de variables fijas. Pero si de repente a cada agente le dierámos 9.000 euros, entonces habría 10.000, a repartir en la misma cantidad de cereal, lo que resultaría 10 euros/kg. Una devaluación masiva de la moneda con la consiguiente inflación, bajo también, ciertas premisas.

Antiguamente se utilizaba el cereal como moneda, y un problema serio era que la cantidad de dicho producto cambiaba mucho con los años (ya saben eso del tiempo y el clima, y las expectativas “racionales” del agricultor frente al mismo). Pero claro, la moneda sube y baja según el ritmo de fabricación del mismo, que depende de dos factores: 1) los Bancos Centrales, organismos supuestamente independientes del poder político (al menos en Europa) y gobernados por tecnócratas de última generación; 2) la confianza en el sistema crediticio, es decir, el ritmo y precio de concesión de créditos entre bancos y entre bancos y personas. Y no sé. Unos lo quieren poner demasiado fácil, mientras los otros lo ponen demasiado difícil. (Ahora mismo 8-10% de interés en préstamos personales)

Así que el precio de las cosas, no el valor, no se lo debemos al equilibrado mercado, ni al desequilibrado clima. Si no, hoy más que nunca, a la dirección política financiera, la confianza bancaria y en estos tiempos de crisis, a la locura de las gentes y al miedo de los mercados financieros (inversores con la panza llena), que desconfian que sus inversiones no sean lo suficientemente rentables, como lo fueron o lo son, en los países emergentes.

Qué miedo tan diferente del sufrido por el campesino esperando que llueva para que nazca el alimento de su familia. Unos pocos juegan a la ruleta con dividendos y otros muchos, más cercanos que el campesino, rezan al santo por los gastos financiados por pólizas de suministro a precio leonino.

pd La muerte y hacienda. El tiempo y la bolsa. Las preocupaciones de los grandes inversores de cereales.

Cómo hundir a China (sin armas) por Kike Vázquez

Genial el artículo de hoy de Kike Vázquez en El Confidencial de Jesús Cacho.

Se lo reproduzco entero, sin permiso.

Cómo hundir a China (sin armas)

27/10/2010 07:00h – Antaño USA vigilaba su hegemonía otorgando grandes préstamos a países que no podían pagarlos, ganándose así su fidelidad con falsas condonaciones o con la obligación del pago de la deuda. Pero el mundo ha cambiado, sólo hay que mirar el surgimiento de China.

China ha observado muy bien los comportamientos occidentales, muestra de ello son por ejemplo los tratos que hace con países de Latam o África. Ofrece infraestructuras a gobiernos con materias primas, no pagando con dinero sino en especie o consiguiendo un gran precio para sus compras. Como esas infraestructuras son realizadas por empresas y trabajadores chinos, en realidad sólo están subvencionando a sus ciudadanos y a cambio tienen petróleo y lo que se propongan. Antes eso lo hacía USA, y es muy ingenioso, pero China ha observado en silencio y ahora son ellos los que están en su lugar.

Por otra parte han aprendido que los emergentes que crecen sin ahorro acaban cayendo. Para evitarlo han creado un sistema económico basado en la exportación y que garantiza superávit de cuenta corriente así como un sistema legal que promueve el ahorro en el país, tratando así de hacer del futuro algo sostenible. No sólo eso, conscientes del peligro del “hot money” mantienen un estricto control sobre el sistema financiero, tanto en la bolsa como en la banca. A simple vista un sueño de tecnócratas, “atado y bien atado”.

La piedra angular y principal columna del sistema hoy en día para conseguir todo esto se llama renminbi, o mejor dicho, el tipo de cambio del renminbi. En sus clases sobre occidente también han aprendido que una cosa es la feliz teoría económica con sus felices tipos de cambios flotantes y otra bien distinta la realidad, con sus tipos de cambio sucios. Así que si los demás lo hacen, aunque con discreción, ellos van más allá y en sus ansias de control centralizado establecen un cambio fijo, así una vez perdida la competitividad por los costes de la mano de obra podrán usarlo mientras la demanda interna aún no funciona. En este punto estamos como se imaginarán.

¿Qué riesgos tiene este castillo creado con tanto esmero? Una divisa excesivamente baja puede conducir a un superávit comercial irreal, no basado en la competitividad sino en factores políticos, provocando sobreproducción, exceso de oferta, sobrecalentamiento… Por otra parte una divisa con un valor inferior al teórico anima a la inflación, si mezclamos, el cóctel se llama burbuja y es peligroso. Pero para todo hay remedio, así que el Gobierno chino trata de frenar el mercado inmobiliario antes de que sea demasiado tarde con férreas normas, y lo más importante, aumenta y aumenta sus reservas ¿por qué? compra otras divisas reduciendo la presión sobre la propia, y cuanto más “forex” menos riesgos como los de este párrafo pues ayuda al yuan a estar bajo. Otra vez, atado y bien atado, un plan muy bien estudiado.

¿Cómo hundir a China pues?¿Cómo se puede “vencer” esta telaraña? Seguramente ahora todo el mundo piensa en USA y todo el mundo piensa en QE2, ciertamente es un disparo a una de las patas de la mesa. Si hoy en día llenas el mundo de billetes por A o por B una parte muy importante acabará en Apac (Asia pacifico) generando inflación, bien por especuladores bien porque distorsionas el precio que las materias primas que tanto gustan a Beijing importando un aumento de precios. Todo esto genera una presión añadida sobre el RMB, aunque China puede aumentar aún más sus reservas y seguir adelante. Por eso la “grandeza” del QE2, es que además dispara a su vía de escape, “queréis comprar deuda americana para reducir la presión en el yuan, ok, así nos financiamos gratis” dice USA.

Pero igualmente eso no es un “checkmate”, como mucho un jake, porque el núcleo del sistema chino sigue funcionando, generan dinero y ganan tiempo hasta poder depender de su mercado interno. Para hundir a China es necesario hacer otra cosa. Creo que el mejor arma sería dejar que su superávit creciese excesivamente por encima de lo normal, la industria aumenta, el PIB crece, generan dinero… y de repente ¡zas! cortamos el suministro de forma drástica como si de deuda se tratase, las empresas sobredimensionadas colapsan, no pagan las deudas y le dan la puntilla a un sistema bancario tocado, el PIB cae, los planes hechos se esfuman.

La economía interna de China no está preparada para substituir al sector exterior, o lo que es lo mismo, dependen de él para avanzar. Todo ello con el agravante que pueden tener las expectativas infundadas, al igual que pasa en los países con exceso de deuda cuando creen (creemos) que son (somos) más ricos, pueden dar al traste con una industria subsidiada políticamente por el tipo de cambio. ¿A alguien le extraña que USA pida la apreciación del yuan? ¿A alguien le extraña que USA proponga un límite a los superávit y déficit comerciales? Todo gira en torno a lo mismo, aunque con “buenas formas”, pero ¿alguien ha pensado que USA es el mayor comprador de China y tiene en su mano empezar una guerra proteccionista que tendría el efecto aquí descrito?

China ha dicho que ganará, pero francamente creo que está por ver.